2019-03-10 22:02:08

Rojo 2 Tiburón 0: vale lo que cuesta
Independiente le ganó 2-0 a Aldosivi y volvió a sumar de a tres justo en un partido clave en la pelea por la clasificación a las Copas. Menéndez hizo uno y Pablo Hernández el otro, aunque otra vez quedó en evidencia lo mucho que le hace falta un 9 de raza. Por lo menos hasta el lunes está en puestos de Sudamericana. Y se viene River...

Vale lo que cuesta, Rojo. Cada gota de sudor, cada cana verde. Estos tres puntos lo valen. Porque se retomó el camino después de tres partidos y, ahora sí, con este 2-0 ante Aldosivi, otra vez se está en puestos de clasificación a la Copa. Metido en la pelea. Sabiendo que debe mejorar pero no sólo para que el campeonato que viene la cosa vaya mejor sino también para hacer un buen papel en la Sudamericana. 
 
Pero incluso en la victoria se advierte el error que cometió Holan al prescindir de Gigliotti. Imagínese nomás lo que sería de este Independiente con él en el área. Porque está claro que lo que le falta al Rojo es gol. Este domingo, sin ir más lejos, necesitó de cinco situaciones para meterla. Convirtió Menéndez, pero antes lo habían tenido Pizzini (increíble que lo haya errado), Cecilio Domínguez y los Pablos, Hernández y Pérez.
 
En lo que al circuito futbolístico se refiere, a Independiente no le cuesta. Mueve la pelota con criterio, se genera los espacios,  tira diagonales, pero no la mete. O la mete a cuentagotas, como ante Aldosivi. Holan se justifica argumentando lo disminuido que está Romero por la lesión que arrastra en el tendón de Aquiles, lo cierto es que, disminuido o no, el ex Lanús no estuvo a la altura del otro 9.
 
Esas limitaciones para definir hacen que Independiente se encuentre en riesgo permanente, incluso cuando domina los partidos de punta a punta, como lo hizo este domingo. Fue el equipo de Holan el que lo vida a Aldosivi, que tuvo posibilidades de empatarlo hasta el gol de Pablo Hernández (el que valió), que llegó sobre el final del partido.
 
Que si el línea no se hubiese equivocado en aquella jugada en la que el chileno marcó el 2-0 el encuentro hubiese terminado 3-0 es tan cierto como que Independiente pudo haber hecho tres o cuatro goles más que los que hizo. El tema, otra vez, estuvo en la definición. Cecilio Domínguez, por ejemplo, tuvo ¡tres! situaciones claritas y todas fueron a parar a las manos del arquero. ¿Por qué Romero ni siquiera entró? Simple: porque no lo ven tan bien como lo veían en otros tiempos.
 
Para Independiente lo más importante es que se ganó. Y que se demostró a sí mismo que desde lo futbolístico está tan vivo como antes. Ahora le falta resolver el temita del 9. Veremos si lo consigue...
 

Fuente: SFD-Radio Gol 96.7 fm-ole.com.ar

Seguinos
Facebook
Instagram
Twitter
Instagram