SantaFeDeportivo.com

2019-02-11 12:56:44

Unión se volvió un equipo previsible en el ataque
Las salidas de Lucas Gamba y Franco Soldano lo debilitaron, sumado a que no tiene volantes con características de juego. El 4-4-2 lo termina limitando

Cuando Unión tiene espacios para contragolpear se convierte en un equipo peligroso ya que tiene carrileros veloces que explotan esas condiciones de juego. Pero cuando el rival lo espera o se cierra se complica demasiado.
 
No es casualidad que en los últimos siete partidos, el Tate apenas marcó tres goles y dos de ellos en el partido ante River. Mientras que el restante fue con Independiente. Es decir que en cinco cotejos no anotó. 
 
Pero además de la notoria falta de contundencia, la realidad indica que el equipo no tiene juego, ni fluidez con el balón. Le cuesta generar sociedades y mucho más disponer de la tenencia de la pelota.  
 
Al ser un equipo vertical, impone velocidad, pero no tiene pausa y en el fútbol la velocidad es tan importante, como la pausa. Jugando siempre al mismo ritmo se torna previsible y tapando a los que juegan por afuera Unión comienza a ser anulado.
 
Encima los dos volantes por afuera no están atravesando un buen momento, sobre todo Franco Fragapane quien viene mostrando un nivel muy bajo. Y Zabala (goleador del equipo) pese al gol con River, tampoco es el mismo del año pasado.
 
El 4-4-2 que tan buenos resultados le dio a Leonardo Madelón, por momentos parece agotado. La falta de un enganche, o al menos un creativo se nota. Sucede que con ese sistema táctico es difícil que un futbolista de esas características pueda acoplarse.
 
Un ejemplo es Rodrigo Gómez quien nunca pudo asentarse y en la Superliga no convirtió. Apenas marcó un tanto de penal por Copa Argentina. Sin embargo ya con la camiseta de San Martín de Tucumán anotó dos tantos en tres encuentros.
 
El Droopy si bien no fue solución y muy pocas veces incidió de manera positiva, la realidad es que fue víctima del sistema táctico. El 4-4-2 no permite la presencia de un enganche ya que los carrileros deben hacer un esfuerzo físico muy importante en el ida y vuelta.
 
Y encima a esta falta de juego se suman las ausencias de Lucas Gamba y Franco Soldano que muchas veces con goles simplificaban la falta de elaboración.
 
Esa dupla de ataque fue fundamental para que Unión lograra clasificar a la Copa Sudamericana y se gane el respeto de todos. Pero por el momento, sus reemplazantes (Troyansky, Cuadra, Lotti y Mazzola) no están a la altura y eso hace que el equipo no sea efectivo.
 
Así las cosas, Leonardo Madelón deberá cambiar el chip y junto a sus jugadores tratar de reiventarse. Cambiar la táctica, probar con otras alternativas (Darío Bottinelli cuando esté a punto) y no quedarse atado a un dibujo táctico.

Fuente: SFD-Radio Gol 96.7 fm-unosantafe.com.ar

Seguinos
Facebook
Instagram
Twitter
Instagram