• Así llegaron: Urcera, Spataro, Canapino y el resto al caer el banderazo cuadriculado en la final de Rafaela.
    Así llegaron: Urcera, Spataro, Canapino y el resto al caer el banderazo cuadriculado en la final de Rafaela.

2018-06-05 19:09:37

STC 2000 en Rafaela: un combo negativo: chicana lenta, penalizaciones y final con pace car
José Manuel Urcera impuso su ritmo con el Citroën C4.

Considerada hace apenas unos meses, cuando finalizó la temporada 2017, como "la mejor carrera del año", el Súper TC2000 regresó al autódromo "Ciudad de Rafaela" con la declarada intención de ratificar ese antecedente.
Potencialmente, la categoría está facultada para generar espectáculos de un nivel interesante, de manera especial cuando visita un escenario como el rafaelino.
Sin embargo, los primeros interrogantes surgieron luego de conocerse que en esta oportunidad se utilizaría el dibujo más lento de la chicana 1, ubicada en la recta principal de un óvalo que desde hace un buen tiempo ninguna especialidad se atreve a desafiar.
Ese sector, al que se llega a una velocidad considerable, requiere de una frenada brusca para ingresar sin dificultades, algo muchas veces se complica cuando se transita en pelotones apretados, como sucede en plena competencia.
La variante introducida para esta carrera, sin duda, no fue la más acertada. Y en este caso específico, era algo previsible. La carrera perdió, de esa manera, un atractivo importante.
Ya lo expresamos tantas veces, que hacerlo una vez más sería asumir un riesgo, por tratarse de un concepto reiterativo. Pero no podemos obviarlo, porque es necesario aplicarlo en este tipo de circunstancias. Los cambios reiterados, siempre por sugerencias de las categorías, no respetaron la esencia del autódromo que se identifica como el "Templo de la Velocidad".
Al margen de esas verdaderas cicatrices que se observan claramente en sus dos extensas rectas, otros temas atentaron contra las expectativas del público, al menos en la carrera del pasado fin de semana.
Se sabe, por reglamento, en diferentes circuitos, el sistema de penalizaciones se aplica como recurso para otorgarle esa licencia a los más relegados, tomando como referencia las posiciones del campeonato. Se podrá decir que es una manera, al menos discutible, de repartir premios y castigos, pero es una disposición que ya nadie discute.
Los recargos en carrera, para muchos, son elevados. Diez segundos es una sanción demasiado alta para quienes deben padecer esa situación. Y esos recargos, por no transitar correctamente una chicana, son atentatorios, definitivamente, contra los que realizan esas maniobras.
En la chicana 2, existe la posibilidad concreta de volver a ocupar el lugar que ocupaba el piloto antes de cometer un error que es propio de la exigencia, porque las características de ese sector así lo permiten.
Tampoco es una buena medida finalizar la prueba con el auto de seguridad en pista. Es verdad que en las categorías más importantes del mundo se aplica como recurso, pero en carreras de mayor extensión. En nuestro país, por ejemplo, el Turismo Carretera agrega dos vueltas a las pactadas. Y las definiciones, está claro, son más apasionantes.
En resumen, no fue una buena carrera la que nos entregó la categoría más tecnológica de esta parte del continente. Y por si hace falta agregar otra referencia, se pudo comprobar una muy preocupante disparidad en la performance de los motores. Otro tema a revisar de cara al futuro. 
 


Fuente: SFD-La 96.7 fm Santa Fe-diariolaopinion.com.ar

 
Seguinos
Facebook
Twitter
Instagram