2018-04-29 13:50:52

Huracán-Atlético Tucumán, Superliga: el Globo ganó y sigue en puestos de clasificación a la Copa Libertadores
Huracán, de gran campaña, está cada fecha más cerca de clasificarse a la próxima Copa Libertadores. En el cierre de la fecha del sábado, en Parque de los Patricios, derrotó 3-2 a Atlético Tucumán en un partidazo.

Los goles para el Globo los convirtieron Pussetto, Alvarez y Silva, mientras que en el conjunto del Norte anotaron Blanco y Hechalar. Ahora, el equipo de Alfaro se trepó al tercer puesto de la Superliga e igualó la línea de San Lorenzo, con 46 puntos.
La ilusión por volver a jugar la Libertadores sobrevuela Parque Patricios. En un torneo que empezó con la preocupación de los promedios, a dos fechas del cierre el sueño de jugar la Copa provoca el canto de la hinchada y alienta un futuro que hace algunos meses pocos podían imaginar. Gobiernan los números, la tabla, los cálculos. En definitiva, el pragmatismo que tanto le gusta a Gustavo Alfaro, el técnico de Huracán. Y en estos casos, el análisis del juego queda en segundo plano.
Las condiciones meteorológicas y de la cancha le dieron al partido un cierto aire vintage, con las camisetas embarradas, la pelota improvisando sus piques, sus frenos en los charcos o su aceleración cuando hacía "patito" en las zonas con agua.
Ante estas situaciones mandan la capacidad de adaptación, la intuición, el instinto. Los tuvo Pussetto para pegarle fuerte y abajo en el primer minuto y ponerla contra un palo. Le alcanzó a Favio Álvarez para darse cuenta que con movimientos livianos y toques de primera llenaba de problemas a Bogado y Calello. Les faltó a Araujo, Salcedo y Marcos Díaz para evitar que Blanco empuje el empate en el arranque del complemento. Pero sobre todo, le sobró a Bogado para tirar un buscapié que encontró el taco de Pablo Álvarez para marcar el 2-1 que acabó por torcer el rumbo del encuentro.
Hasta ahí, minuto 55, el Decano, con muchos suplentes, había sido más. No renunció a jugar, a triangular por abajo, a asociarse y llegar con mucha gente. Careció de punch y lo pagó caro. Porque con la segunda ventaja en el bolsillo, el local cambió su dinámica. Evitó refugiarse como había hecho tras el 1-0 y redujo el nivel de complicaciones, más allá del descuento final de Hechalar. Por eso el final trajo abrazos, festejo e ilusión, esos sueños intactos de Libertadores copando la noche de Patricios.
 

Fuente: SFD-96.7 fm Santa Fe-www.lanacion.com.ar

 
Seguinos
Facebook
Twitter
Instagram