2018-03-16 22:38:50

Apareció el pibe Maziero y le dio a Central una victoria muy esperada
Con dos goles del chico de 20 años, y el restante del chileno Patrot, el canalla venció 3-1 a Chacarita y sacó adelante un partido que se le había hecho cuesta arriba. Alderete había anotado la igualdad transitoria para Chacarita

Central no encontraba el partido y sufría más de la cuenta ante Chacarita. Buscaba por todos los medios el arco rival, aunque no siempre con claridad, pero defendía muy mal y quedaba al descubierto en cada ataque rival. Pero Leo Fernández metió un cambió que cambió la historia del partido y le dio un triunfo tan necesario como apretado. Fue cuando mandó a la cancha al pibe Agustín Maziero, que en un puñado de minutos dio vuelta la historia con dos golazos para hacer delirar al Gigante y decretar una victoria sufrida ante el funebrero por 3-1.
Diez minutos le llevó a Central acomodarse en el partido. En ese lapso Chacarita lo sorprendió con un remate de Matías Rodríguez, desde afuera del área, que se fue apenas.
 
Pero luego de ese arranque en el que el funebrero presionaba, jugaba en el medio y salía rápido, el canalla se fue acomodando al trámite. Empezó a manejar el balón y el desarrollo del partido y a llegar por los costados para empezar a preocupar a la visita.
Por esa vía lo tuvo Zampedri, pero el remate de sobre pique pegó en el palo. Y unos minutos más tarde, Central llegó a la apertura con la fórmula de los últimos tiempos. Pelota parada de Gil y cabezazo perfecto del chileno Parot para dejar sin chances al arquero funebrero y que el Gigante explotara.
Pero la alegría no le duró nada al canalla. Porque cinco minutos después se equivocó el chileno, que cerró para adentro presionado por Menéndez y se hizo un nudo junto con el colombiano Cabezas para dejarle el balón servido a Alderete. El delantero tuvo el gol, pero en la primera se lo tapó muy bien Ledesma, pero el rebote le quedó al atacante que en la segunda no perdonó y facturó.
El canalla sintió el impacto por el empate de Chaca y le costó reaccionar. Entró en cierta impaciencia y apuro, pero a su vez fue dejando preocupantes espacios en el fondo, quedaba muy expuesto, como en una contra que el funebrero desaprovechó cuando atacaba con tres y solo Tobio defendía. O en un centro peligroso que saco José Luis Fernández en el área, cuando metía miedo.
Le costaba recuperar el balón a Central y cuando lo hacía no lograba armar el circuito de juego, estaba impreciso, inconexo y por momentos partido.
En el inicio del complemento, lo tuvo Central por la misma vía por la que llegó a la apertura. Tiro libre del Colo Gil y el chileno Parot alcanzó a cabecear en el área, el arquero la manotea y pega en el travesaño. El rebote le quedó a Zampedri que la tiró afuera.
Pero mientras el canalla buscaba el desnivel en ofensiva, hacía muy mal el retroceso, no tenía contención en el medio y el fondo local era un tembladeral y una invitación permanente a que lo atacaran. Y el funebrero lo puso en apuros en un par de ocasiones en las que estuvo a punto de gritar el segundo.
El canalla lo tuvo en un cabezazo de Camacho que se estrelló en el palo, luego de un centro de Carrizo desde la izquierda.
Central defendía poco y mal, y Alderete se lo perdió tras una muy buena jugada de Rodríguez, que lo dejó solo, pero el remate se fue apenas.
El canalla la pasaba mal, pero Leo Fernández tenía guardado una carta: el pibe Maziero. El chico de 20 años, que marcó el desnivel en un momento chico del partido con una palomita, a los 36 del complemento, y solo cinco minutos después definió de manera genial ante el arquero para marcar el 3-1 y darle la tranquilidad definitiva al canalla que volvió a cantar victoria después de tres partidos.
 
 


Fuente: SFD-lacapital.com.ar

Seguinos
Facebook
Twitter
Instagram