2018-03-13 07:46:18

De Felippe logró lo difícil para NOB: ganar... derrotó por 2 a 0 a San Martín de San Juan
El triunfo de Newell's en la presentación oficial del DT motivó a la hinchada, que despidió al equipo a puro canto

Lo que necesitaba lo consiguió. Eso que tanto le costó a Newell's en el último tiempo y que motivó un cambio de entrenador llegó para traer algo de tranquilidad. Esa tan necesaria para transitar el camino de la Superliga, al menos en el último tramo que resta. De la mano de Omar De Felippe, el DT elegido y debutante anoche en el Coloso, el rojinegro volvió a sumar de a tres y salió del letargo en el que estaba inmerso. Joaquín Torres y Luis Leal, con sus goles, le pusieron una pausa al andar torcido que venía transitando el equipo. Y consiguieron que aparecieran los aplausos y los cánticos llenos de felicidad en la noche del lunes en el Parque. Algo que estuvo ausente durante mucho tiempo y que causaba impotencia.
 
Había una motivación extra. De Felippe se puso el overol para trabajar en lo anímico en un plantel golpeado, casi desahuciado y agobiado por los problemas, tanto internos como externos. No tocó nombres, algo que muchas veces realiza un entrenador en su presentación para aplicar una diferencia y marcar el territorio. Tampoco, es cierto, tuvo demasiado tiempo para trabajar y menos una gran variedad de opciones. Sólo movió un par de piezas, una con el ingreso de Ibáñez por el lesionado Pocrnjic y la otra el regreso de Rivero, tras la sanción, por Sills.
 
De Felippe fue recibido con aplausos. Tuvo el visto bueno y el guiño cómplice de aceptación de la gente en un momento de incertidumbre; nada simple. Y sus muchachos le pusieron tranquilidad a la noche en el amanecer del juego con el gol del Niño Torres. Era lo ideal para que no surgieran dudas. O que la impaciencia del público trasladara el nerviosismo a la cancha. El grito de Leal sobre la media hora dibujó sonrisas rojinegras.
 
No importaba el cómo. Ni los nombres que estuvieran en cancha. Lo único valioso e indispensable parecía ser aferrarse a una victoria postergada por cinco encuentros. No estaba en discusión el juego, sino que el resultado era el premio mayor frente a un San Martín pobre y al cual la Lepra necesitaba derrotar pensando en el promedio del descenso a futuro. Para dejarlo mucho más abajo. Newell's supo pegar justo, aprovecharse de una pésima defensa sanjuanina y aferrarse a tres unidades que le eran esquivas y tanto sufrimiento desparramó en el último tiempo.
 
¿Pudo golear? Sí. ¿Sufrió en algunos pasajes finales por no liquidarlo? También. Ganó, que era lo primordial. Para frenar la debacle futbolística en la que estaba inmerso el equipo y sin reacción. Superó al que puede ser un rival directo en el próximo torneo, otro detalle a tener en cuenta. De Felippe arrancó derecho, algo que todo DT desea cuando toma el mando con una responsabilidad de cambiar el transitar de un conjunto. Y lo que soñó le salió redondo, porque con la victoria no sólo le puso el freno a la intranquilidad leprosa, sino que impulsó a que la gente gritara, cantara y gozara de alegría como en otras épocas gloriosas. Era lo que necesitaban jugadores, hinchas y, también, dirigentes. Como para establecer algo de paz después de tanta turbulencia. Y sí, De Felippe logró algo que parecía complicado en Newell's: ganar. No es poca cosa en tiempos difíciles.
 
Como Bernardi, Raggio y Berti
 
De Felippe logró un triunfo en el debut como DT oficial. Lo mismo había pasado con Bernardi (3-0 a Racing), y antes Raggio lo había hecho con un 1-0 a Boca. Previamente Berti también con un 3-2 a los xeneizes. Los últimos dos DT no interinos habían empatado: Osella y Llop (ambos 1-1 ante Unión).
 


Fuente: SFD-lacapital.com.ar

 
Seguinos
Facebook
Twitter
Instagram