• Mauricio Sperduti festeja junto a sus compañeros el segundo gol de Banfield ante Gimnasia.
    Mauricio Sperduti festeja junto a sus compañeros el segundo gol de Banfield ante Gimnasia.

2018-03-10 13:48:15

Banfield pegó dos gritos en el Bosque y volvió a festejar
En La Plata, venció 2-0 a Gimnasia con goles de Cvitanich y Sperduti (Arboleda le tapó un penal a Aleman). Los dirigidos por Píccoli -Falcioni no estuvo- lograron su segundo triunfo al hilo.

Banfield se impuso en las dos áreas, en donde se pierden y ganan los partidos.
Con unas pocas moneditas pero con la inteligencia de saber sacarle el jugo a cada centímetro del terreno, a cada circunstancia del juego, Banfield primero acertó su jugada con pelota parada y después lo remató cuando Gimnasia estaba tirado hacia el arco del colombiano. Así, se quedó con una victoria justa, muy valiosa y festejada.
Las características salientes en la previa del partido era la similitud estadística: mismos puntos, idéntica cantidad de triunfos_(6), de empates (4) y de derrotas (8). Más parecidos, imposible. Así se suponía que iban a someter sus pretensiones en un previsible juego de espejos. La pregunta se impuso: ¿Y en la cancha se parecieron tanto? Por lo que pasó en el primer tiempo, sí. Los arqueros fueron protagonistas, el juego fue parejo y bastante trabado, luchado, los creadores estaban desaparecidos y los delanteros ausentes. Al final de la primera etapa, el punto para cada uno era justicia total. Claro el local pudo desnivelar con ese penal que inventó Argañaraz por una supuesta falta de Rodríguez a Pereyra. Pateó bien Aleman pero atajó de manera brillante Arboleda, cruzando el brazo izquierdo. Ahí Gimnasia se desinfló, se cayó moralmente y la visita fue creciendo de a poco.
Aunque Julio César Falcioni no estuvo ayer en el banco de suplentes (entró en la segunda etapa de su tratamiento por el cáncer de laringe) el equipo tiene su impronta. Se sabe que labura muy bien, que es austero y le saca agua a las piedras. Ayer aplicó esa fórmula a rajatabla en La Plata. Le sacó provecho a la pelota parada y después sostuvo el juego, con el equipo retrasado y Cvitanich bien tirado arriba. Se lesionó en el primer tiempo, Píccoli metió a Sperduti en el medio, corrió a Linares y la estructura no se desarmó. Mantuvo su concepto de juego.
 Gimnasia se quedó en intenciones. Por ser local fue la la búsqueda del triunfo, tuvo su oportunidad, falló y se quedó sin fuerzas. Banfield esperó y cuando apareció la primera chance, no falló: córner de Mouche desde la izquierda y cabezazo limpio de Cvitanich. Cuando Gimnasia buscó salvar las papas, lo liquidó: gran asistencia de Cvitanich entre los centrales, Sperduti se fue solito y no tuvo ningún inconveniente para superar a Alexis Martín Arias.


Fuente: SFD-96.7 fm Santa Fe-www.clarin.com

Seguinos
Facebook
Twitter
Instagram