2018-02-20 20:27:29

Messi rompió su maleficio y Barsa festejó el empate en Londres
Fue 1-1 ante Chelsea por el choque de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones. El argentino convirtió su primer gol ante el equipo inglés tras nueve partidos.

Es difícil encontrar un lunar en la brillante carrera de Lionel Messi en Barcelona. Y el partido ante Chelsea le enrostraba al argentino una de esas pocas deudas ya que nunca había podido hacerle un gol al equipo inglés.
 
El choque de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones en Londres fue la novena ocasión en la que el rosarino enfrentó a los azules. Antes, el karma se llamaba Petr Cech, el histórico arquero checo que supo ponerse en el camino entre Leo y el gol. Ahora su lugar lo ocupó otro gigante, el belga ex Atlético de Madrid Thibaut Courtois.
 
Con esa motivación extra llegó Messi a Londres. Y Leo lo hizo. Rompió el maleficio. Apareció en el momento más caliente. Aprovechó un concierto de errores de la defensa local y estampó el 1-1.
Lo gritó con furia. Con alma y vida. Agitó los dos brazos mientras abría a más no poder su boca llena de gol. Abrazó primero a Iniesta, pero enseguida recibió a Jordi Alba, a su amigo Luis Suárez y a todo Barcelona.
 
Parecía una noche negra del equipo catalán, que perdía de forma merecida y complicaba la serie. Pero apareció Messi. Como tantas otras veces.
 
La revancha será el 14 de marzo en el Camp Nou por un pasaje a los cuartos de final.
Hasta el gol de Messi, había sido Chelsea el dueño del partido. Con el brasileño Willian como figura y con Eden Hazard siempre expectante. El belga activó el partido con la primera situación clara: tomó la pelota por izquierda, recortó hacia el medio y sacó un zurdazo envenenado que pasó cerca del ángulo derecho.
 
A los 15, respondió Barcelona con un pase genial de Messi que encontró solito a Paulinho en el corazón del área. El brasileño cabeceó mal y perdió una chance muy clara.
Pero fue un ataque aislado de los catalanes, que sufrieron el primer tiempo. Porque Chelsea lo presionaba arriba y le cortaba los circuitos de juego. No aparecía Iniesta. Y Messi quedaba muy aislado, lejos de la pelota o, cuando la bajaba a buscar, muy lejos del arco rival.
 
Entonces el local se animó y creció. Tuvo otra chance clara para abrir el marcador con un remate a colocar de Willian desde afuera del área que reventó el poste izquierdo de Ter Stegen.
 
El brasileño fue una pesadilla para la defensa del Barsa. Sin posición fija en el frente de ataque, tiraba diagonales punzantes tanto por derecha como por izquierda.
 
Y casi como si fuera la repetición de la anterior jugada, el palo volvió a negarle el festejo a Willian ocho minutos más tarde. Otra vez apareció solo en la medialuna, le dio fuerte y a colocar, pero nuevamente se encontró con el parante.
 
A esa altura, los ingleses hacían méritos suficientes para ganar el partido ante un Barcelona aturdido y sin juego.
 
En el arranque del segundo tiempo la presión del Chelsea apaciguó y los catalanes empezaron a entrar en ritmo, aunque sin el brillo que acostumbran a mostrar.
 
Luis Suárez se gestó su propia situación de gol encarando entre tres rivales por el costado izquierdo del área. Sacó un remate potente y cruzado que desvió Courtois. Pero fue un aviso. Barcelona ya no era un simple partenaire.
 
Pero como el fútbol no tiene lógica, en el mejor momento del Barsa el que tuvo su premio tardía fue Chelsea, Y fue Willian, el mejor de la cancha. Por tercera vez en el partido nadie lo marcó. Lo dejaron calibrar en la puerta del área y ya no hubo palo para frenar su camino al gol.
 
Parecía que el local se adueñaba del merecido triunfo. Pero una combinación letal se convirtió en el 1-1. La primera causa fue la mala salida delos ingleses desde el fondo, Arriesgaron de más y, con Messi enfrente, se paga caro.
 
Eso es Barcelona. Hay que matarlo dos veces. Chelsea no lo hizo. Y en una de las pocas aproximaciones al arco local, el argentino no perdonó. Así cortó su racha adversa ante los de Londres y deja mejor parado al Barsa de cara a la revancha del 14 de marzo en Barcelona.
 


Fuente: SFD-96.7 fm-clarin.com

 
Seguinos
Facebook
Twitter
Instagram