• El tenista argentino Federico Delbonis cayó con el esloveno Bedene y se quedó sin la final del torneo de tenis de Buenos Aires.

2018-02-18 14:15:08

Federico Delbonis no pudo y se terminó la ilusión de los argentinos en el ATP porteño
El esloveno Aljez Bedene lo superó por 6-4, 2-6 y 6-1 y jugará la final con Dominic Thiem (venció a Gael Monfils por 6-2 y 6-1).

Si bien no hubo banderas ni remeras celestes y blancas, un estadio colmado alentó a Federico Delbonis en la cancha central Guillermo Vilas hasta el final. Pero el azuleño no pudo con el esloveno Aljaz Bedene y cayó por 6-4, 2-6 y 6-1 en una de las semifinales del Argentina Open.
Bedene es la sorpresa en el Buenos Aires. Quebró el primer saque del ganador del histórico quinto punto en Zagreb frente a Croacia por el título de la Copa Davis. Alternó buenas y malas Delbonis que no pudo levantar nunca el quiebre y cedió el primer parcial por 6-4. El esloveno se mostró muy firme y sólido en el inicio del partido y el azuleño no pudo contrarrestar el ataque de un muy decidido Bedene, que le arruinó el sueño al argentino desde el inicio. Fue 6-4 el primer set a favor del número 51° del mundo, que logró así romper con el invicto que traía Delbonis en la semana de Buenos Aires, donde no había regalado ningún parcial.
"Olé Olé olé, Delbo, Delbo", bajó de la tribuna de la cancha Guillermo Vilas. Fue una notable reacción del azuleño que ganó el segundo set 6-2 y puso los tantos iguales de cara a un tercer set que promete buen juego. Delbonis aprovechó las desconcentración de Bedene que bajó en su rendimiento en todos los aspectos: no sostuvo su saque y creció en errores no forzados.
No pudo sostener la remontada Fede Delbonis en el último set. Errático y sin encontrar su propio tenis, cedió tres saques, sólo ganó el primero y le permitió al esloveno acceder a la final del Abierto de Buenos Aires. Fue 6-1 en el tercero. El número 51° del mundo aguardará por el ganador del cruce entre el francés Gael Monfils y el austriaco Dominic Thiem.
Así, se terminó el sueño argentino en el Abierto y Bedene buscará seguir haciendo historia en Buenos Aires. Sin argentinos en el torneo, un multitudinario estadio despidió a los dos con aplausos.
Luego fue el turno de los máximos favoritos: uno por el ranking y por haber ganado la edición del Abierto en 2016 y el otro por su simpatía, su gran tenis y un encanto singular. Ambos se habían ganado el cariño de la gente en el Buenos Aires y por eso la cancha Guillermo Vilas estuvo repleta.
Fue 6-2 y 6-1 para Thiem. El talento del número 6° del mundo fue demasiado para el francés que tuvo un mimo especial. Varias veces el numeroso público ovacionó y alentó al 43° del ranking cuando parecía Thiem y hasta su propio agobio le ganaban. Los 32 grados también influyeron en Monfils. Por el lado del campeón de 2016, no tuvo que exigirse demasiado. Controló el partido desde el primer punto. Por eso, al finalizar el encuentro, comentó: "Estuve enfocado desde el principio hasta el final y pude lastimar mucho a Monfils".
No llegó a completar la hora de juego el austriaco que ya había sentenciado la historia. "Ojalá pueda mantener el nivel. Bedene es un rival muy duro y voy a tener que trabajar mucho", avisó luego del encuentro y antes de completar la segunda semifinal junto a Diego Schwartzman ante la dupla colombiana compuesta por Juan Sebastian Cabal y Robert Farah.
En la previa, habían abierto la jornada en el Buenos Aires cuatro argentinos que disputaban la primera semifinal del dobles: fue victoria de Andres Molteni y Horacio Zeballos ante Guillermo Duran y Máximo González por 7-6 (7-5) y 7-6 (7-2). Jugarán la final mañana desde las 12.

Fuente: SFD-96.7 fm-www.clarin.com

 
Seguinos
Facebook
Twitter
Instagram