2017-03-31 07:27:40

Asoma un plan B si lo echan a Bauza: Sampaoli está dispuesto a aceptar el desafío, pero pone condiciones
El entrenador de Sevilla, que nunca dirigió en el fútbol argentino, está muy interesado en el seleccionado, pero no quiere que su llegada sea sólo un parche

Egardo Bauza se siente sin respaldo. La nueva conducción lo mira con desconfianza y no observa señales de apoyo de los jugadores. En la conferencia de prensa tras la derrota ante Bolivia en estadio Hernando Siles de La Paz, con firmeza, comentó: "Nada me tuerce, me siento fuerte para seguir". Pero íntimamente sabe que su continuidad está en duda.
 
Si hubiese que buscar un sucesor, el elegido es Jorge Sampaoli, con la curiosidad de nunca haber dirigido en la primera del fútbol argentino. Daniel Angelici alienta su nombre; ya quiso llevarlo a Boca en marzo del año pasado. Sampaoli tiene contrato con Sevilla hasta junio de 2018, pero siempre soñó con la selección. Tras la renuncia de Martino, desde el Comité de Regularización lo buscaron en julio del año pasado, pero el tanteo fue a través de Víctor Taboada, por entonces el gerente. Un interés sin un interlocutor firme, en un momento de enorme depresión económica para los 8.100.000 euros que había que pagar en concepto de cláusula de rescisión. Hoy liberar a Sampaoli saldría 1.500.000 euros. En realidad en mayo, porque hasta entonces, el final de la temporada europea, debería permanecer en el club andaluz. Otro motivo que aceleraría la salida del DT santafecino es la partida de Monchi, director deportivo de Sevilla, garante del trabajo de Sampaoli en el club, que al finalizar la Liga se marchará para seguir su carrera en Roma.
 
Con Sampaoli nadie habló. En los últimos días lo operaron de la vista y ha pasado en su casa el paréntesis por el receso que impusieron las eliminatorias en el mundo. Un grupo de dirigentes de la AFA especulan con el reconocido deseo del entrenador de desembarcar en la selección. Sampaoli no desconoce las desprolijidades que rodean a la AFA, pero a los 57 años el sentimiento le gana a la razón. El desafío le acelera el corazón. Eso sí: buscaría blindar de sensatez y proyección su trabajo: aceptaría un contrato largo, que incluso vaya más allá de Rusia 2018 y se prolongue hasta Qatar 2022. Nada de parche o bombero. No quiere ser otra víctima del descontrol ni el nombre de turno para desactivar la emergencia. Y, según su círculo cercano, enseguida dejaría en claro quién manda: entre sus convocados no faltaría Mauro Icardi.
 
Es el favorito de muchos dirigentes, sí, y de los viejos jugadores. De todos modos, Sampaoli no debería quedarse tranquilo: la mesa chica, adoradores de la autogestión, nunca se compromete demasiado. Ese liderazgo mudo que no confronta, que no desestabiliza, pero que tampoco construye. La frase la dijo Pep Guardiola en el Luna Park, cuando estuvo en junio de 2014, pero reconoció que pertenece a Vicente del Bosque. ¿Cuál es la diferencia entre los técnicos y los jugadores? "Los entrenadores pensamos en los jugadores, y los jugadores piensan en ellos." Ayer, en TyC Sports, por primera vez alguien que pasó por la selección aceptó que algo no funciona bien: "Hay que terminar con el club de amigos en la selección", declaró Carlos Dibos, el profe de Alfio Basile entre 2006 y 2008. Y acusó al Jefe: "Mascherano entrega la planilla del club de amigos".
 
"Si lo van a echar, que sea ahora", ya dejaron circular algunos futbolistas sobre la continuidad de Bauza ante el paréntesis de cinco menes en las eliminatorias. ¿Cómo se vincularía Sampaoli con el actual plantel? Es una intriga. A Messi lo admira, claro, pero pocas veces se ha cruzado con él. Cuando sonó su apellido como probable sucesor de Luis Enrique en Barcelona, el entorno de Messi transmitió señales aprobatorias. Su desembarco saldaría un antiguo reclamo de los jugadores: ser dirigidos por un entrenador de elite, con un método moderno. Pero lo primero que tendrían que aceptar es dejarse liderar. Messi, Mascherano y compañía integran una generación muy especial. Afiliada a su entramado interno, muy confiada en la autogestión de la mesa chica. Siempre eligen blindarse. Distantes y algo robóticos, se pueden contar con una mano los que llamaron a Alejandro Sabella para conocer su estado de salud. Y eso los retrata.

Fuente: SFD-canchallena.com

Seguinos
Facebook
Twitter
Instagram