SantaFeDeportivo.com

2017-01-18 13:10:28

Alejandro Trionfini vuelve a la LEF para trabajar en Libertad SJN
El entrenador que dejó su cargo de Coordinador de Divisiones de Unión de Santa Fe la última semana acordó este lunes su llegada al Club Libertad de San Jerónimo Norte para coordinar el fútbol de la institución valesana en todas sus divisiones. El esperancino vuelve a Liga Esperancina de Fútbol y al club donde supo trabajar con importantes resultados.

La salida de Alejandro Trionfini de la Coordinación de Divisiones Inferiores de Unión de Santa Fe tuvo una gran repercusión demostrando el trabajo realizado durante varios años donde junto a su equipo de trabajó logró poner el fútbol formativo del “Tatengue” entre los mejores del país como así también lo bueno desde lo personal y humano para llevar adelante su actividad.
 
La última semana decidió no renovar su trabajo dentro del club santafesino por un desgaste lógico luego de un importante tiempo de trabajo en el club.
 
Libertad de San Jerónimo Norte, institución modelo de Las Colonias, contrató al entrenador para la coordinación del fútbol dentro de los torneos de Liga Esperancina de Fútbol.
 
En diálogo con EDXD el director técnico expresó: “No fue fácil mi salida de Unión porque es un club que uno quiere y me permitió trabajar a primer nivel y dejarlo fue una decisión difícil pero fue algo muy personal y sinceramente nunca imaginé que mi salida iba a tener tanta repercusión buena y eso reconforta y fue un aliciente bueno porque las cosas lindas que se han dicho de mi trabajo en Unión no solo las escuché yo sino que además fueron escuchadas por mis familiares en diversos ámbitos y esa repercusión reconforta porque más allá del trabajo que se hizo fue por la manera de ser de uno y ese es el mejor reconocimiento. Por donde paso quiero que se me recuerde como una persona que intentó hacer las cosas siempre bien.
 
Mi paso de tantos años por Unión ha sido de un crecimiento muy grande en lo personal. Estar en ese nivel te lleva a un día a día muy intenso donde desde las 8 de la mañana estaba con trabajos en cancha y se cortaba al medio día donde uno planificaba y estaba en reuniones de todo tipo hasta las 14 que otra vez estábamos en cancha hasta las 18 que concluían los entrenamientos y otra vez a reuniones. El día a día es muy intenso porque es un club grande con repercusiones en cada cosa que pasa. Uno tenía a cargo unas 40 personas más los 400 chicos de Inferiores con 40 chicos en pensión y 60 en departamentos fuera del club y ese día a día es una bomba que todos los días te explota en algún lado y uno debía tener la capacidad para resolver inconvenientes al instante que surgen cuando uno menos lo espera. Además a la hora del trabajo uno siempre debió buscar parámetros altos de rendimientos teniendo en cuenta el nivel al cuál Unión se exige a nivel nacional con equipos poderosos buscando siempre el ingenio para emparejar con los de más arriba.
 
No soy de medir el trabajo si estoy en una categoría más alta, categoría inferior o en lo grande que sea el club para mí el trabajo es el mismo encuadrado en otras aristas es el mismo que hice en Unión y ahora haré en Libertad de San Jerónimo Norte y es el mismo que hice en San Lorenzo de Esperanza que fue mi cuna de trabajo. Hoy ya estoy trabajando en el proyecto de Libertad y le dedico todo el día y la cabeza ya está puesta en eso y estoy trabajando en las planificaciones, reuniones y armados de equipos.  Lo de Libertad es muy bueno porque más allá de la coordinación desde Escuelita a Primera División me dan la chance de trabajar a mi modo diagramando el día a día, con injerencia en diversas  cuestiones y hasta la posibilidad de dirigir porque lo voy a hacer en Inferiores y eso me gusta mucha. Las repercusiones no serán las mismas que en Unión pero el día a día y la intensidad de trabajo serán iguales. La única manera de hacer este trabajo bien es estando todo el día encima del mismo sin otros condicionamientos.
 
Mi última etapa en Unión ya no fue buena desde lo personal y eso me lo marcó mi familia que me veían pasado de vueltas. había mucho desgaste y roce y uno  sin querer termina llevando esos problemas a la casa  y no por lo que me pasaba afuera sino por gestos o desconcentraciones familiares y mi familia siempre me apoyó, me acompañó y han sido determinantes para tomar la decisión de dar un paso al costado. Estoy comenzando mi año número 21 continuado de trabajo y soy un agradecido porque hace mucho que vivo de esto y agradezco cada oportunidad de trabajo y por eso tomo cada desafío con la mayor responsabilidad y profesionalismo posible porque es trabajo y la posibilidad de tener otra vez el medio de vida. San Lorenzo fue el club que me permitió comenzar con esta profesión y me abrieron las puertas para que viaje y a la vez trabaje en otros lados, Puerto Rico es mi segundo país, Unión de Esperanza, Unión de Santa Fe que me posibilitó grandes cosas y Libertad de San Jerónimo Norte donde estuve cuatro años y en cada club donde estuve me permitieron trabajar a la vez en Unión de Santa Fe hasta que quedé full time. Hoy es el mal trago de un ciclo en Unión que sabía que estaba terminado pero contento por tantos años de trabajo y cariño recibido.
 
Mi salida de Unión ha tenido repercusión buena y muchos clubes me han llamado y esa salida ha tenido llegada a distintos lugares y en algún momento se que volveré a AFA porque son lugares que uno sabe puede trabajar y quiere volver pero hoy estoy enfocado en el tiempo de trabajo que me demande Libertad de San Jerónimo Norte. Donde voy digo que soy producto genuino de Liga Esperancina de Fútbol y estoy muy feliz de regresar a mi primer amor que es nuestra Liga”, concluyó el entrenador.

Fuente: SFD-La Red 96.7 S.Fe-esperanzadiaxdia.com.ar

 
Seguinos
Facebook
Twitter
Instagram