2017-01-13 11:46:55

Dakar 2017: Ya adivinan el parpadeo de las luces porteñas
La prueba recuperó su normalidad y quedó a apenas dos etapas del cierre en Buenos Aires; Terranova se ubica sexto

SAN JUAN.- Fue la sorpresa de la jornada: la lucha por la victoria en el Dakar entre Sébastien Loeb y Stéphane Peterhansel tuvo un capítulo inesperado cuando Monsieur Dakar, doce veces ganador de la prueba, se llevó por delante al motociclista esloveno Simon Marcic, en el kilómetros 83 del especial entre Chilecito y esta ciudad, con el que la prueba volvía a cobrar normalidad luego de suspensiones y recortes.
Marcic sufrió la peor parte: fracturas expuestas de tibia y peroné de su pierna. Peterhansel y su copiloto Jean Paul Cottret se bajaron rápidamente de su Peugeot 3008 DKR para asistirlo mientras llegaba la asistencia. De pronto, para el francés la carrera había pasado a segundo plano.
La buena acción tuvo su recompensa: la organización le devolvió el tiempo que estuvo detenido y, con el retraso de Loeb, Peterhansel quedó al frente con 5m50s de ventaja.
El termómetro llegó a los 38° y el calor volvió a ser uno de los protagonistas luego de siete jornadas entre etapas canceladas y recortadas. La advertencia de Marc Coma en el briefing sobre la etapa marcaba dos alertas: una era la temperatura y otra la navegación en busca de los puntos de control (waypoints) cobró sentido a lo largo de un día de competencia donde el Dakar volvió a su rutina habitual.
La estrategia era uno de los principales elementos a tener en cuenta en una etapa que, tras la suspensión de la Super Belén, quedó como la vedette para ir definir las distintas categorías. El chileno Pablo Quintanilla ( Husqvarna) salió decidido a atacar al líder de las motos, el británico Sam Sunderland. Pero primero tuvo que retroceder en el camino en busca de un waypoint y perdió 40 minutos, y luego se cayó de su moto y sufrió una conmoción cerebral para sellar su abandono y dejar casi el camino libre para la consagración del inglés, que ahora aventaja por 30 minutos a su compañero, el austríaco Matthias Walkner, mientras que el español Gerard Farres, también con KTM completa el podio. Honda oficializó su apelación por la hora de penalización que sufrieron sus pilotos por una recarga ilegal de combustible en la cuarta etapa que unió las ciudades de Jujuy y Tupiza.
 
El calor apretó al punto que el eslovaco Stefan Svitko, tercero en la especial, se desvaneció al arribar al bivouac y fue trasladado hasta un hospital de San Juan con síntomas de deshidratación.
 
"La verdad que fue una etapa muy exigente y bien dakariana la que nos tocó vivir hoy. Al principio fue una jornada con mucha navegación y, en ese contexto me tocó ver el accidente de Peterhansel con la moto. Después pudimos recuperar pero tuvimos un problema en los frenos. No obstante estamos sextos", graficó Orly Terranova (Mini), el argentino mejor ubicado, que subió un puesto luego del abandono de su compañero Mikko Hirvonen luego de romper el radiador y cocinar el motor de su Mini en el fuerte calor andino.
 
El mendocino estaba en plena etapa de recuperación y en diálogo con la nación cuando en el horizonte del autódromo El Zonda asomaron su pareja Gisela y su hija Simona, de apenas un mes y siete días vestida como una integrante más del equipo Mini.
 
El flamante papá aceleró sus consideraciones sobre el presente y el futuro del Dakar y se apresuró a tomar a su hija, que había venido desde Mendoza para darle una sorpresa. Preocupado por el calor, Orly se llevó a su hija al gazebo y se dedicó a jugar con ella: su sonrisa era aún más grande de la que había generado quedar sexto, a 1h45m de la vanguardia, en la clasificación general de autos, detrás de los Peugeot y las Toyota del español Nani Roma y del sudaficano Giniel De Villiers.
 
"Estamos muy cerca de De Villiers y poder soñar con el quinto puesto. Vamos a atacar para intentar superarlo. Los Peugeot son imbatibles y están en otro nivel, por eso vamos a ver si podemos superar a la Toyota del sudafricano en las últimas dos etapas", añadió el mendocino que busca igualar su mejor actuación en el Dakar cuando fue quinto en 2013 y 2014. Está cerca del objetivo final: la caravana llega hoy a Río Cuarto y mañana estará en Buenos Aires.

Fuente: SFD-canchallena.lanacion.com.ar

Seguinos
Facebook
Twitter
Instagram